A pesar de que el término “insight” es mencionado con regularidad en el entorno del marketing digital, resulta complicado definir el concepto al cual hace referencia. Para explicarlo de la forma más sencilla posible, podríamos decir que un insight supone una revelación de interés para una empresa y sus campañas, ya que poseer este conocimiento supone tener una visión más acertada de las necesidades del consumidor, de tal modo que te aproxima a tu audiencia.

Obviamente, saber cuáles son las motivaciones de tu público objetivo y dar con los puntos clave de tu target supone un aspecto clave para lograr el éxito de tus objetivos online. Si bien lograr algo así se convierte en un valor primordial, dado que cada caso es diferente, nos encontramos sin la existencia de un manual que nos facilite los pasos de cómo conseguirlo. De este modo, lograr que una campaña sea lo más efectiva posible, será el resultado de todo un proceso de investigación en el cual entrarán en juego diversas variables que llevarán a un resultado final.

Podemos decir que el “insight” es una especie de intuición de las necesidades del cliente, aunque llegar a ello no surge de manera fortuita, sino que resulta de la suma de acciones que nos acercan al consumidor y a sus deseos, tanto a aquellos que expresan que a los que no. Y es que las razones que llevan a triunfar a un producto o un servicio no siempre están tan a la vista, sino que hace falta “excavar” en ellas: descubrir qué provoca unas conductas u otras es una de las claves de una relación empresa-consumidor prolífica y efectiva.

 

Estar atentos a la conducta de los clientes es, sin duda, un paso en la buena dirección. Observar y escuchar lo que los consumidores hacen y dicen aporta información sobre qué dirección llevar en un negocio. Existe una gran cantidad de recursos que le pueden proporcionar este tipo de datos: algunos de ellos pueden requerir cierta predisposición del cliente, como las llamadas o las encuestas, pero otras están a nuestra disposición de forma no invasiva. Las redes sociales son una excelente manera de tantear los deseos de los consumidores, todo un escaparate donde las personas plasman a diario sus inquietudes y sus opiniones sobre los productos que les entusiasman y los que no.

Resulta de gran utilidad ponerse en la piel del consumidor: tratar de satisfacer las necesidades de los clientes (o de los potenciales) puede requerir un poco de empatía para tratar de tomar las decisiones más acertadas.

De modo que, a pesar de que la palabra “insight” puede resultar algo difuso en un principio, lograr identificar el de tu negocio te puede reportar innumerables beneficios: saber con una mayor exactitud qué quiere el cliente es la clave para redirigir correctamente los esfuerzos creativos y hacer que cada acción de marketing cuente, evitando pérdidas de dinero y de tiempo. Dedicar un tiempo a adquirir este saber supone un valor muy ventajoso para una empresa; a veces tan sólo hace falta dar “una vuelta” a la dirección habitual para descubrir algo que cale en las personas.

Por ejemplo, Dove realizó una campaña de publicidad llamada “real women, real curves” basándose en algo que puede resultar muy obvio pero que, aun así, no había sido utilizado por parte de las empresas de cosmética: el hecho de que existan muchos tipos de mujeres muy diferentes. Llegar a una idea tan universal que integra a cualquier tipo de persona es un movimiento maestro que en Dove supieron integrar de maravilla en su identidad de marca, logrando empatizar con un gran número de mujeres de todo el mundo.

Dove y su campaña “Real women, real curves”